Linfedema (PDQ)

Glosario de Linfedema, Enfermedad de Milroy, Asociaciones, Drenaje manual, Niños con Linfedema, Mi vida con el linfoma y linfedema, Biopsia del Nódulo Linfático Centinela, Síndrome de Stewart-Treves, Síndrome de Meige, Hinchazón del brazo, hinchazón de la pierna, Síndrome de Melkersson Rossenthal, Drenaje linfático manual, Síndrome de Meige, El Sistema Linfático, Genetica del Linfedema, Biopsia de los ganglios linfáticos, Linfadenitis, linfangitis, Infecciones del linfedema, Linfedema y Cáncer, Linfedema Hereditario, Sindromes Linfoproliferativos, La Elefantiasis, Síndrome de distiquiasis, Linfangioleiomiomatosis, Síndrome de Klinefelter, Linfogranuloma venéreo, Dolor Cronico, Linfedema postmastectomía, Linfangiograma, Tratamiento quirúrgico, Linfadenitis, Celulitis, Linfangioma, Higroma Quistico, Antibioticos, Infecciones, Linfedema Therapists, Tratamiento Clinicos - Lymphedema Spanish - Spain, Mexico, Centra and South America

Moderators: Cassie, patoco, Birdwatcher, Senior Moderators

Linfedema (PDQ)

Postby patoco » Sun Jun 11, 2006 1:38 pm

Linfedema (PDQ)

Lymphedema People

http://www.lymphedemapeople.com

=====

Introducción

Este sumario para pacientes es una adaptación del sumario sobre el linfedema escrito para profesionales de la salud por expertos en cáncer. Esta y otra información fidedigna sobre el cáncer y su tratamiento, exámenes de detección, prevención, apoyo terapéutico y ensayos clínicos en curso están disponibles a través del Instituto Nacional del Cáncer. El linfedema consiste en la acumulación de linfa (el fluido que ayuda a combatir las infecciones y enfermedades) en el tejido adiposo que se encuentra justo debajo de la piel. La acumulación de linfa ocasiona hinchazón en algunas partes específicas del cuerpo, generalmente los brazos o las piernas, con una alta cantidad anormal de proteínas del tejido, inflamación crónica, y un aumento en el grosor y cicatrización en el tejido que se encuentra directamente debajo de la piel. Linfedema es una de las complicaciones del cáncer más común así como del tratamiento de este y puede resultar en un problema a largo plazo tanto en términos sicológicos, físicos y sociales.

Descripción

El sistema linfático está constituido por una red de vasos linfáticos especializados y varios tejidos y órganos en todo el cuerpo que contienen linfocitos (glóbulos blancos) y otras células que ayudan al cuerpo a combatir las enfermedades y las infecciones. Los vasos linfáticos son similares a las venas pero tienen una pared mucho más delgada. Algunos de estos vasos están muy cerca de la superficie de la piel y se encuentran cerca de las venas; otros están justo debajo de la piel y adentrados en el tejido adiposo cerca de los músculos y pueden encontrarse cerca de las arterias. Los músculos y las válvulas dentro de las paredes de los vasos linfáticos cercanos a la superficie de la piel ayudan a recoger fluidos y proteínas de los tejidos a través de todo el cuerpo y transportar la linfa en una sola dirección, hacia el corazón. La linfa es transportada lentamente a través de vasos linfáticos cada vez más grandes y pasa a través de unas estructuras pequeñas en forma de frijol llamadas ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos filtran las substancias dañinas al cuerpo y contienen linfocitos y otras células que activan el sistema inmunitario para combatir las enfermedades. Eventualmente, la linfa fluye hacia uno de dos conductos grandes en la región del cuello. El conducto linfático derecho recoge linfa del brazo derecho y el lado derecho de la cabeza y el pecho, desembocandola en una vena grande bajo la clavícula. El conducto linfático izquierdo o conducto toráxico recoge la linfa de ambas piernas, como el brazo izquierdo y la parte izquierda de la cabeza y el pecho, desembocándola en una vena grande bajo la clavícula izquierda.

El sistema linfático recoge exceso de fluidos y proteínas de los tejidos corporales y los devuelve al torrente sanguíneo. Las proteínas y las sustancias que son demasiado grandes se transportan a través de las paredes de las venas y se recogen mediante los vasos linfáticos porque tienen paredes más delgadas. El edema puede presentarse cuando hay un aumento en la cantidad de fluidos, proteínas y otras sustancias en los tejidos corporales debido a problemas en los vasos capilares, venas y un bloqueo en el sistema linfático.

El linfedema se puede categorizar como primario o secundario. El primario es un trastorno hereditario poco común en el cual tanto los ganglios como los vasos linfáticos no existen o son anormales. El secundario suele ser producto de un bloqueo o interrupción en el sistema linfático, usualmente los nódulos linfáticos en el área de las ingles y las axilas. Los bloqueos pueden ocasionarse por infección, cáncer o tejidos cicatrizados como consecuencia de la radioterapia o la extirpación quirúrgica de los ganglios linfáticos. Este sumario trata del linfedema secundario.

Presentación gradual versus presentación aguda del linfedema
Existen cuatro tipos de linfedema agudo. El primer tipo de linfedema agudo, es ligero y dura corto tiempo, que se presenta a los pocos días de realizarse la cirugía para extirpar los ganglios linfáticos o después de lesiones a los vasos linfáticos o venas justo debajo de la clavícula. El miembro afectado podría aparecer tibio y ligeramente enrojecido, pero generalmente no es doloroso y suele mejorar en el lapso de una semana si se mantiene levantada la pierna o el brazo afectado, y ejercitando los músculos asociados con el miembro afectado (por ejemplo, abriendo y cerrando el puño). El segundo tipo de linfedema agudo se presenta de 6 a 8 semanas después de una operación o durante el curso de la radioterapia. Este tipo de linfedema es una consecuencia de la inflamación de ya sea los vasos linfáticos o las venas. El miembro afectado es sensible, tibio o caliente, y enrojecido y su tratamiento consiste en mantener el miembro elevado y en tomar medicamentos antiinflamatorios. El tercer tipo de linfedema agudo, se presenta con frecuencia después de una picada de insecto, una herida o golpe leve, o una quemadura que ocasione infección en la piel y en los vasos linfáticos cercanos a la superficie de la piel. Puede ocurrir en un brazo o pierna que se encuentra crónicamente inflamado. El área afectada se presenta rojiza, muy sensible, y caliente y su tratamiento consiste en mantener la pierna o el brazo elevado y en tomar antibióticos. No se debe utilizar bomba de compresión y el área afectada no se debe envolver con bandas elásticas durante las etapas tempranas de la infección. Un leve enrojecimiento podría continuar después de la infección. El cuarto y a la vez el tipo mas común de linfedema agudo se desarrolla lentamente y se empieza a notar entre 18 a 24 meses después de una operación o hasta varios años después del tratamiento del cáncer. El paciente podría experimentar incomodidad en la piel; picazón en el cuello, los hombros, la espina dorsal o las caderas, esto como consecuencia de estirar los tejidos blandos o el exceso en la utilización de los músculos; o cambios en la postura lo cual puede aumentar el peso que soporte el brazo o la pierna.

Linfedema temporal versus crónico
El linfedema temporal es un trastorno que dura menos de 6 meses. La piel se hunde al hacerle presión y se queda hundida, pero no se endurece. El paciente corre más riesgo de desarrollar linfedema si presenta una de las siguientes condiciones:

Drenajes quirúrgicos que dejan escapar proteínas en el lugar de la cirugía.
Inflamación.
Incapacidad de mover los miembros.
Pérdida temporal de la función linfática.
Obstrucción de una vena por un coágulo sanguíneo o inflamación.
El linfedema crónico (a largo plazo) es el más difícil de tratar de todos los edemas. El sistema linfático dañado de la parte afectada del cuerpo es incapaz de manejar el aumento de fluido que necesita drenarse de los tejidos corporales. Esto puede presentarse a causa de una de las siguientes:

Recurrencia o diseminación de un tumor a los ganglios linfáticos.
Infección o lesión a los vasos linfáticos.
Periodos de estar incapacitado de mover los miembros.
Radioterapia o cirugía.
Incapacidad de controlar los síntomas tempranos de linfedema.
Bloqueo de una vena por un coágulo sanguíneo.
El paciente que está en los estadios tempranos del linfedema presentará inflamación que se hunde cuando se le aplica presión y permanece hundido pero suave. La inflamación se mejora con facilidad dandole apoyo al brazo o la pierna en una posición elevada y mediante ejercicios ligeros y al usar prendas de vestir elásticas que sirvan de soporte. Los problemas continuos con el sistema linfático ocasionan que los vasos linfáticos se expandan, permitiendo que la linfa retroceda hacia los tejidos corporales y agrave el problema. El dolor, ardor, enrojecimiento e hinchazón se presentan según el cuerpo trata de deshacerse del exceso de fluido. La piel se torna dura y tiesa, no compresible, y ya no se puede obtener mejoría al elevar la pierna o el brazo ni al usar soportes elásticos.

Los pacientes con linfedema crónico son más propensos a infecciones. Aún no existe un tratamiento eficaz para los pacientes que sufren de linfedema crónico avanzado. Una vez que los tejidos corporales han sido repetidamente estirados, el linfedema puede recurrir mas fácilmente.

Factores de riesgo
Entre los factores que pueden conducir al desarrollo del linfedema se encuentran la aplicación de radioterapia al área de donde se extirparon ganglios linfáticos, problemas postoperatorios que ocasionan inflamación del brazo o la pierna, un alto número de ganglios linfáticos extirpados durante la operación y ser mayor de edad.

Entre los factores de riesgo del linfedema se encuentran los siguientes:

Cáncer de mama, si el paciente recibió radioterapia o se le han extirpado ganglios linfáticos. La aplicación de radioterapia a la axila después de extirparse los ganglios linfáticos y tener un alto número de ganglios linfáticos extirpados aumenta el riesgo de desarrollar linfedema.


Extirpación de los ganglios linfáticos de las axilas, ingles y áreas pélvicas.


Radioterapia a las axilas, ingles, región pélvica o región del cuello.


Cicatrización de los tejidos en los conductos linfáticos o las venas y bajo la clavícula, ocasionada por la cirugía o la radioterapia.


Cáncer que se ha extendido a los ganglios linfáticos del cuello, pecho, axilas, pelvis o abdomen.


Los tumores que crecen en la pelvis o el abdomen y que presionan los vasos linfáticos o el ducto linfático mayor en el pecho y obstruyen el drenaje linfático.


Tener una dieta inadecuada o estar pasado de peso. Estos trastornos pueden retrasar la recuperación y aumentar el riesgo de linfedema.


Diagnóstico
Aún no existen criterios específicos para diagnosticar el linfedema. Alrededor de la mitad de los pacientes que sufren de edema ligero describen que la pierna o el brazo afectado se siente más lleno o pesado que de costumbre. Para determinar si el paciente presenta linfedema, se debe tomar su historial clínico y hacerle un reconocimiento físico completo. El historial debe dar cuenta de cualquier cirugía pasada, problemas postoperatorios, y del tiempo transcurrido entre la cirugía y la aparición de síntomas de edema. Se debe determinar si ha habido algún cambio en el edema, así como cualquier infección o lesiones pasadas. También es importante para el diagnóstico averiguar cuales medicamentos está tomando el paciente.

Prevención

Es importante identificar temprano al paciente que corre el riesgo de desarrollar linfedema, seguirlo de cerca y enseñarlo a cuidarse. Es más probable que el paciente desarrolle linfedema si no sigue un régimen alimenticio adecuado, está pasado de peso, lleva una vida inactiva o sufre de otros problemas médicos. Para detectar el linfedema en sus comienzos, se debe examinar lo siguiente:

Comparación del peso actual con el peso ideal.
Medidas de piernas y brazos.
Concentración de proteínas en la sangre.
Capacidad de realizar las actividades cotidianas.
Edema previo, radioterapia o cirugía previa.
Cualquier otro trastorno médico como diabetes, presión alta, enfermedad renal o cardiaca, o flebitis (inflamación de las venas).
Es importante que el paciente sepa de su enfermedad y del riesgo de desarrollar linfedema. Cuando el sistema linfático no drena bien a causa de una operación para extirpar los ganglios linfáticos o por administración de dioterapia o ambas cosas, el brazo y la pierna podrían ser más susceptibles de sufrir una infección grave. Hasta una infección pequeña puede causar un linfedema grave. Se le debe enseñar a los pacientes acerca del cuidado de la piel y de los brazos y las piernas después de someterse a una operación o de recibir radiación (ver Notas para el paciente sobre como prevenir y controlar el linfedema a continuación). Es importante que los pacientes tomen precauciones para prevenir lesiones e infecciones en el brazo o pierna afectada, ya que el linfedema puede presentarse hasta 30 años o más después de la cirugía. Los pacientes con cáncer de mama que siguen las instrucciones sobre el cuidado de la piel y los ejercicios apropiados después de una mastectomía corren menos riesgo de contraer linfedema.

El drenaje linfático mejora con el ejercicio; por lo que éste es importante para evitar el linfedema. Las pacientes de cáncer de mama que se hayan sometido a una mastectomía deben hacer ejercicios para los brazos y las manos según se les indique. Los pacientes que se hayan sometido a una operación que afecte el drenaje de los ganglios linfáticos del área de la pelvis deben hacer ejercicios para las piernas y los pies según se les indique. El médico decide cuándo debe el paciente empezar sus ejercicios después de la operación. Los fisiatras (médicos especializados en medicina física y rehabilitación) deben diseñar un programa de ejercicios individualizados para el paciente.

Cuando el linfedema se descubre en sus comienzos se logra una mejor recuperación; por lo tanto, a los pacientes se les debe enseñar a reconocer las primeras señales de edema y a comunicarle a su doctor cualquiera de los siguientes síntomas:

Sensación de tirantez en los brazos o las piernas.
Anillos o zapatos que aprietan.
Debilidad en los brazos o piernas.
Dolor, achaques o pesadez en el brazo o pierna.
Enrojecimiento, hinchazón o señales de infección.
Notas para el paciente sobre como prevenir y controlar el linfedema

Mantenga el brazo o la pierna elevada por encima del nivel del corazón siempre que sea posible. Evite los movimientos circulares rápidos de brazos y piernas para que no se acumule sangre en la parte exterior de las extremidades.
Diariamente limpie y aplique loción hidratante a la piel del brazo o la pierna.
Evite lesiones e infecciones en el brazo o pierna afectada.
Brazos:
Use una máquina eléctrica cuando se afeite.
Use guantes para trabajar en el jardín y en la cocina.
Use un dedal para coser.
Cuídese bien las uñas; no se corte las cutículas.
Piernas:
Cúbrase los pies cuando esté a la intemperie.
Mantenga los pies secos y limpios; use calcetines de algodón.
Córtese las uñas en línea recta; consulte a un podiatra cuando lo necesite para prevenir uñas enterradas e infecciones.
Brazos o piernas:
Broncéese gradualmente; use protección contra el sol.
Limpie cortadas en la piel con jabón y agua, y después use una pomada antibacteriana.
Use vendas de gasa en vez de cinta adhesiva; no lo apriete de tal forma que le corte la circulación.
Consulte a su médico en caso de erupciones e irritaciones de la piel.
Evite pincharse con agujas de cualquier tipo en la extremidad afectada.
Evite el frío y el calor extremos, o sea, las compresas de hielo y las almohadillas calientes.
Evite trabajos extenuantes y prolongados con la extremidad afectada.
Evite ejercer mucha presión sobre el brazo o la pierna afectada.
No cruce las piernas cuando se siente.
No use joyas ni ropas apretadas o con bandas ajustadas.
Lleve el bolso en el brazo que no está afectado.
No use la manga de tomarse la presión sanguínea en el brazo afectado.
No use vendajes elásticos ni medias con ligas apretadas.
No se siente en la misma posición por más de 30 minutos.
Esté pendiente de las señales de infección: enrojecimiento, dolor, ardor, hinchazón o fiebre. Llame al médico inmediatamente si se presentan cualquiera de estos señales.
Haga ejercicios con regularidad para mejorar, siguiendo las instrucciones de su médico o terapeuta.
Vaya a la consulta del médico para las citas de seguimiento regulares.
Revise todas las áreas de sus piernas y brazos diariamente en busca de cualquier indicio de complicaciones:
Mida la circunferencia del brazo o la pierna a intervalos regulares según la recomendaciones del médico o terapeuta.
Use una cinta métrica para medir el brazo o la pierna, siempre en los mismos dos lugares.
Infórmele a su médico si el miembro de repente crece.
La capacidad de sentir sensaciones como el toque, la temperatura o el dolor en el brazo o la pierna afectada podría disminuir. Utilice el miembro no afectado para probar la temperatura del agua para cocinar o para bañarse.
Tratamiento
El linfedema se trata con métodos físicos y con medicamentos. Los métodos físicos consisten en elevar el brazo o la pierna afectada; efectuar un drenaje linfático manual (el cual consiste en una forma especializada de dar masaje suaves que ayuda a circular los fluidos desde el final del miembro hacia el tronco del cuerpo), vestir ropa hecha a la medida que aplique una presión controlada alrededor del miembro afectado, limpiar la piel con cuidado alrededor del miembro afectado para evitar infecciones. El linfedema se puede tratar combinando varias terapias. A esto se le conoce como terapia física compleja (o terapia decongestiva compleja) la cual consiste en el tratamiento manual del linfedema, vendaje con presión, ejercicios específicos para dicho individuo, cuidados de la piel, seguido de un programa de mantenimiento. La terapia física compleja debe realizarse bajo la supervisión de un profesional debidamente entrenado en estas técnicas.

La cirugía para tratar el linfedema generalmente ocasiona complicaciones y muy raras veces se recomienda llevarlas acabo en los pacientes de cáncer.

Prendas de compresión
Cuando se usan prendas de vestir que aplican presión controlada, éstas deben cubrir toda el área afectada por el edema. Por ejemplo, las medias que lleguen sólo a la rodilla tienden a apretar y bloquear los vasos linfáticos y venas si hay edema en el muslo. Es muy conveniente usar una bomba de presión que se envuelva en brazo o la pierna y aplique presión de forma intermitente lo cual puede resultar beneficioso; sin embargo, algunos médicos y terapeutas piensan que estas bombas no son eficaces y que incluso pueden empeorar el edema. En estos aparatos la manga se infla y desinfla automáticamente mediante un dispositivo cíclico controlado. Esta acción de bombeo se piensa que es lo que aumenta el movimiento de fluido en las venas y vasos linfáticos y evita que el fluido se acumule en el brazo o la pierna afectada. La bomba de presión debe ser operada por un profesional de la salud debidamente capacitado, ya que una presión externa alta podría dañar los vasos linfáticos cerca de la superficie de la piel.

Tratamiento con medicamentos
Para tratar o evitar las infecciones, se puede administrar antibióticos. Por lo general, otros tipos de medicamentos como los diuréticos o los anticoagulantes no son beneficiosos y podrían empeorar el problema.

Es importante determinar la causa precisa de la inflamación y tratarla correctamente. El edema con frecuencia acarrea una infección, lo cual aumenta el depósito de proteínas en los tejidos. Si se diagnostica una infección, se debe administrar los antibióticos adecuados. Deben descartarse los coágulos sanguíneos, ya que los masajes y la terapia encaminada a promover el drenaje podrían causar que los coágulos se muevan en el torrente sanguíneo causando problemas más serios a nivel del corazón y los pulmones. Si se detectan coágulos sanguíneos, estos se debe tratar con anticoagulantes.

La cumarina es un suplemento dietético que se ha sometido a estudio como tratamiento para el linfedema. En los Estados Unidos los suplementos dietéticos están sometidos a las regulaciones que rigen los alimentos y no los fármacos. Estos suplementos no requieren de la aprobación de la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), antes de venderse en el mercado. Ya que no existen entándares en la fabricación, consistencia, dosificación o pureza podría darse el caso de que existan diferencias considerables entre un lote y otro de suplementos dietéticos.

La cumarina se utilizó una vez en algunos suplementos alimenticios y medicamentos en los Estados Unidos, y se descubrió que ocasionaba daños al hígado y su uso se prohibió a partir de 1950. La cumarina se vende en varios países pero su uso no ha sido aprobado en los Estados Unidos ni en Canadá.

Manejo dietético
El estado nutricional del paciente debe evaluarse y hacerse las recomendaciones necesarias. El peso corporal, y las concentraciones de proteínas en la sangre deben vigilarse con frecuencia y los pacientes se les debe animar a ingerir alimentos ricos en proteínas.

Manejo del dolor
Los pacientes con linfedema podrían experimentar dolor a causa de la inflamación y la presión en los nervios; pérdida del desempeño muscular y de los tejidos; o tejidos cicatrizados que ocasionan encogimiento muscular y reducción en el movimiento de las coyonturas. El dolor puede tratarse con medicamentos, técnicas de relajación, o mediante estimulación eléctrica a los nervios de forma transcutánea (TENS, por sus siglas en inglés); sin embargo, el tratamiento más exitoso es reducir el linfedema.

Complicaciones
El edema puede incapacitar a los tejidos en su labor de absorber nutrientes y está más propenso a dañarse si el miembro afectado permanece inmóvil por largos periodos de tiempo. Por tanto, los pacientes con linfedema deben ser monitoreados para ver si se ha presentado roturas en la piel sobre todo en las áreas con poco tejido entre la piel y el hueso (por ejemplo, caderas, rodillas y codos).

Los problemas para vaciar la vejiga puede ser el resultado de la linfedema que se presenta en la áreas de la pelvis o las ingles. Los pacientes con linfedema que consumen opioides podrían desarrollar problemas intestinales. Los problemas de la vejiga y los intestinos es algo que debe monitorearse con regularidad para prevenir cualquier señal de retención urinaria o estreñimiento.

Consideraciones psicosociales
Como el linfedema causa desfiguración y a veces es doloroso e incapacitante, puede ocasionar problemas de naturaleza mental, física o sexual. Varios estudios hacen notar que las mujeres que desarrollan linfedema después del tratamiento del cáncer del seno tienen mayores dificultades mentales físicas y sexuales que las que nunca lo padecen. Las tensiones adicionales relacionadas con el linfedema pueden interferir con su tratamiento, que a menudo es doloroso, difícil y toma mucho tiempo.

El lidiar con el linfedema en la parte superior del brazo después de un tratamiento para el cáncer del seno es particularmente difícil para aquellas pacientes que cuentan con poco apoyo social, y algunas reaccionan apartándose de los demás. Es muy difícil para los pacientes lidear con linfedema doloroso. Los pacientes con linfedema podrían beneficiarse de orientación individual o colectiva que brinde información sobre cómo evitar el linfedema, el papel que juegan el régimen alimenticio y el ejercicio, y consejos sobre como escoger ropa cómoda y que quede bien, además de apoyo emocional.

Complicaciones

Además de las complicaciones relacionadas con el linfedema crónico del que hicimos mención en secciones previas, una complicación poco común pero mortal del linfedema es el linfangiosarcoma, un tumor de los vasos linfáticos. Generalmente transcurren unos 10 años entre la mastectomía y la aparición de este problema. Después de presentarse el linfangiosarcoma, la supervivencia podría durar un poco más de 1 año.

Se desconoce cuál es la causa del linfangiosarcoma, el cual se presenta en forma de una o varias protuberancias de color rojiazulado en el brazo o la pierna afectada. Al principio se presenta una mancha entre rojo y morado ligeramente abultada en la piel del brazo o de la pierna afectada que el paciente suele describir como un moretón. Luego surgen más tumores y crecen las protuberancias. La muerte, por lo general, se presenta como consecuencia de metástasis a los pulmones.

Modificaciones a este sumario (11/19/2004)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes hechos a este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Se introdujeron cambios editoriales a este sumario.

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor utilice el formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov. Solo podemos responder los mensajes escritos en inglés.


Para mayor información

Llámenos

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratuitamente al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237); de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 4:30 p.m. Las personas sordas o con dificultad para escuchar que tienen equipo de TTY, pueden llamar al 1-800-332-8615. La llamada es gratis y un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder sus preguntas.

Organizaciones y portales de Internet

El portal de Internet del NCI, provee acceso en línea e información sobre el cáncer, ensayos clínicos, otras organizaciones y portales que ofrecen servicios de apoyo y recursos a los pacientes de cáncer y sus familiares. Hay muchos lugares donde las personas pueden conseguir información sobre servicios y tratamientos para el cáncer. Generalmente, los hospitales de su ciudad pueden orientarlo sobre agencias locales o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta al hospital para recibir tratamiento, cómo recibir atención a domicilio, y cómo afrontar otros problemas relacionados con el cáncer y su tratamiento.

Publicaciones

El Instituto Nacional del Cáncer, distribuye material educativo para informar a los pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer y sus respectivos tratamientos así como pautas para sobrellevar el cáncer e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre las investigaciones científicas llevadas a cabo en el Instituto Nacional del Cáncer. Estas publicaciones del NCI, sobre estos y otros temas, pueden solicitarse o imprimirse directamente a través del Servicio de Localización de Publicaciones del NCI. También se pueden solicitar por teléfono llamando gratuitamente al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), TTY al 1-800-332-8615.

Ayuda Personal

"LiveHelp", un servicio de mensajería instantánea del NCI, es un programa disponible en varios de los portales de Internet del Instituto, que provee a los usuarios la oportunidad de conversar en vivo con un especialista en información del cáncer. Por el momento, este servicio solo está disponible en inglés. Dicho servicio está disponible de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 10:00 p.m., hora del este. Los especialistas en información pueden ayudar a los usuarios a encontrar información en el portal de Internet del NCI, y responder sus preguntas sobre el cáncer.

Escríbanos

Si necesita más información sobre el NCI, por favor escríbanos a esta dirección:

NCI Public Inquiries Office
Suite 3036A
6116 Executive Boulevard, MSC8322
Bethesda, MD 20892-8322

El PDQ es una vasta base de datos sobre el cáncer disponible en el portal de Internet del NCI.

El PDQ es una base de datos del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) que contiene información completa sobre el cáncer. La mayoría de la información que se encuentra en el PDQ, está disponible en el portal de internet del NCI. El PDQ es uno de los servicios del NCI, el cual forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, que es el centro principal de investigación biomédica del gobierno federal.

El PDQ contiene sumarios con información sobre el cáncer.

La base de datos del PDQ contiene sumarios con la más reciente información publicada sobre la prevención, detección, genética, tratamiento, apoyo terapéutico y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se encuentran en dos versiones. La versión para profesionales contiene información detallada, escrita en un lenguaje técnico y la versión para pacientes está escrita en un lenguaje sencillo y fácil de entender. Ambas versiones proveen información precisa y actualizada sobre el cáncer.

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer son redactados y revisados con frecuencia por expertos en la materia.

El Consejo de Redacción, compuesto por expertos en oncología y especialidades afines, es el responsable de redactar y mantener los sumarios con información sobre el cáncer. Estos sumarios son revisados regularmente y se les incorporan los cambios debidos en la medida en que se obtiene nueva información. La fecha al final de cada sumario ("Fecha de actualización") indica la fecha del cambio efectuado más reciente.

El PDQ también contiene información sobre ensayos clínicos.

Algunos pacientes desarrollan síntomas ocasionados ya sea por el cáncer mismo o como consecuencia del tratamiento administrado. Los pacientes que desarrollan síntomas como consecuencia del tratamiento, podrían considerar el hecho de participar en un ensayo clínico. Un ensayo clínico es un estudio que trata de dar respuesta a ciertas preguntas de carácter científico, como por ejemplo si un medicamento es mejor que otro. Estos ensayos se basan en estudios anteriores y lo que se ha aprendido en el laboratorio. El propósito de todo esto es encontrar mejores métodos para ayudar a los pacientes con cáncer. Durante estos ensayos se obtiene información acerca de los nuevos tratamientos, sus riesgos, su eficacia y si trabajan o no. Cuando estos experimentos demuestran que el nuevo tratamiento es mejor que el empleado hasta ese momento, este puede convertirse en el tratamiento "estándar".

El PDQ contiene un listado de ensayos clínicos disponibles en el portal de Internet del NCI. Tanto la versión para profesionales como para pacientes contiene descripciones de estos. El PDQ cuenta también con una lista de oncólogos que participan en ensayos clínicos. Para mayor información, llame al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237); la línea para sordos TTY al 1-800-332-8615.

http://www.cancer.gov/templates/doc.asp ... &version=0
patoco
Site Admin
 
Posts: 2175
Joined: Thu Jun 08, 2006 9:07 pm

Return to Linfedema

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 3 guests