El Sistema Linfático

Glosario de Linfedema, Enfermedad de Milroy, Asociaciones, Drenaje manual, Niños con Linfedema, Mi vida con el linfoma y linfedema, Biopsia del Nódulo Linfático Centinela, Síndrome de Stewart-Treves, Síndrome de Meige, Hinchazón del brazo, hinchazón de la pierna, Síndrome de Melkersson Rossenthal, Drenaje linfático manual, Síndrome de Meige, El Sistema Linfático, Genetica del Linfedema, Biopsia de los ganglios linfáticos, Linfadenitis, linfangitis, Infecciones del linfedema, Linfedema y Cáncer, Linfedema Hereditario, Sindromes Linfoproliferativos, La Elefantiasis, Síndrome de distiquiasis, Linfangioleiomiomatosis, Síndrome de Klinefelter, Linfogranuloma venéreo, Dolor Cronico, Linfedema postmastectomía, Linfangiograma, Tratamiento quirúrgico, Linfadenitis, Celulitis, Linfangioma, Higroma Quistico, Antibioticos, Infecciones, Linfedema Therapists, Tratamiento Clinicos - Lymphedema Spanish - Spain, Mexico, Centra and South America

Moderators: Cassie, patoco, Birdwatcher, Senior Moderators

El Sistema Linfático

Postby patoco » Sun Jun 11, 2006 1:41 pm

El Sistema Linfático

Por Favor Visita: Lymphedema People

http://www.lymphedemapeople.com

======================

El Sistema Linfático

¿Qué es el sistema linfático?

Las masas cervicales en los niños suelen comprometer su sistema linfático, que es part<font color="brown">vasos linfáticos</font id="brown">e del sistema inmune y cuya función consiste en combatir las enfermedades y las infecciones. El sistema linfático sufre muchos cambios durante el crecimiento y desarrollo del niño. Antes del nacimiento, el feto depende del sistema inmune de la madre para su protección contra las infecciones. Luego del parto, el sistema linfático del recién nacido comienza a responder a la exposición frecuente a nuevos antígenos (organismos y enfermedades). El tejido linfático crece en forma constante hasta la pubertad y luego lo hace más lentamente.

El sistema linfático incluye lo siguiente:

linfa - líquido que contiene linfocitos.

vasos infaticos - conductos delgados que transportan el líquido linfático a través del cuerpo.

linfocitos - glóbulos blancos que combaten las infecciones y las enfermedades.

ganglios linfáticos - órganos en forma de frijol, que se encuentran debajo de la axila, en la ingle, en el cuello, en el pecho y en el abdomen, y que actúan como filtro del líquido linfático a medida que éste circula por el cuerpo

Los niños combaten nuevos gérmenes e infecciones constantemente y sus sistemas linfáticos responden con rapidez a estos antígenos. Debido a esta respuesta, es bastante común que a menudo los niños tengan ganglios linfáticos levemente inflamados en ciertas regiones del cuerpo. Sin embargo, los cambios en los ganglios linfáticos también pueden indicar ciertos trastornos o enfermedades que requieren tratamiento especial. Siempre consulte al médico de su hijo si tiene preguntas o preocupaciones acerca de masas que note en su hijo.

http://www.healthsystem.virginia.edu/UV ... psystm.cfm

---------------------

¿Qué son los linfocitos?

Los linfocitos - un tipo de glóbulos blancos que protegen contra la infección - son vitales en un sistema inmunológico eficaz. Los linfocitos "patrullan" el cuerpo en busca de microorganismos infecciosos.

¿Cómo están formados los linfocitos?

Todas las células, incluso las células inmunológicas como los linfocitos, se producen en la médula ósea (el tejido graso y blando que se encuentra en las cavidades de los huesos). Ciertas células se volverán parte del grupo de linfocitos, mientras que otras se volverán parte de otro tipo de células inmunológicas conocidas como fagocitos. Una vez los linfocitos inician su formación, algunos continuarán su proceso de maduración en la médula ósea y se volverán células "B". Otros linfocitos terminarán su proceso de maduración en el timo y se volverán células "T". Las células "B" y "T" son los dos grupos principales de linfocitos que reconocen y atacan a los microorganismos infecciosos.

Una vez hayan alcanzado su madurez, algunos linfocitos habitarán en los órganos linfoides, mientras que otros viajarán continuamente alrededor del cuerpo a través de los vasos linfáticos y el torrente de la sangre.

¿Cómo los linfocitos combaten la infección?

Aunque cada tipo de linfocito combate la infección de forma diferente, el objetivo de proteger al cuerpo contra la infección es el mismo. Las células B en realidad producen anticuerpos específicos contra microorganismos infecciosos específicos, mientras que las células T destruyen los microorganismos infecciosos por medio de la eliminación de las células del cuerpo que están afectadas. Además las células T liberan sustancias químicas llamadas linfoquinas, las cuales desencadenan una respuesta inmunológica para combatir cánceres o un virus, por ejemplo.

Los otros tipos de células blancas como los fagocitos, (que "se tragan" las células) y las células citotóxicas (células exterminadoras naturales), en realidad exterminan al microorganismo infeccioso "devorándolo".

http://www.med.utah.edu/healthinfo/span ... immune.htm

---------------------

Entendiendo Al Sistema Inmunológico

Desarrollado por Lydia Schindler, Donna Kerrigan M.S., Jeanne Kelly. Traducciones al español por Miguel Monroy, Mas Media.

Esta presentación ilustra al sistema inmunológico, una compleja red de células y órganos especializados que distingue entre las moléculas de "lo propio" y de "lo extraño" en el interior del cuerpo. Explica que un sistema inmunológico funcionando defectuosamente puede causar alergias o artritis y no puede detener el crecimiento de las células del cáncer.

Nos gustaría escucharlo(a) a usted...

Si tiene alguna pregunta acerca del contenido de esta presentación, si tiene sugerencias para tópicos nuevos u otro tipo de retroalimentación con respecto al sitio "Web", por favor envíe un correo electrónico ("e-mail") a kerrigad@mail.nih.gov.

Si tiene preguntas acerca del diseño gráfico artístico de esta presentación o si desea obtener permiso para utilizarlo, por favor envíe correo electrónico ("e-mail") a Rdvark@aol.com.

El Sistema Inmunológico

El sistema inmunológico es una red de células y órganos a todo lo largo del cuerpo que ha evolucionado para defender al cuerpo contra los ataques de invasores "extraños".

Los blancos apropiados de las defensas inmunológicas son los organismos infecciosos—bacterias, como por ejemplo, estos estreptococos;

Hongos (éste en particular es el moho a partir del cual se produce la penicilina);

Parásitos, incluyendo estos organismos en forma de gusanos que causan la esquistosomiasis; y

Virus, como por ejemplo, este virus del herpes.

Marcadores de "Lo Propio"

En la esencia de la respuesta inmune se encuentra la habilidad para distinguir entre "lo propio" y "lo extraño".

Cada célula del cuerpo trae consigo moléculas distintivas que la distinguen como "lo propio". Normalmente las defensas del cuerpo no atacan a los tejidos que llevan consigo un marcador de "lo propio"; más bien, las células inmunes coexisten pacíficamente con otras células del cuerpo en un estado conocido como autotolerancia.

Marcadores de "Lo Extraño"

Las moléculas extrañas también llevan consigo marcadores distintivos, formas características conocidas como epítopes que sobresalen de sus superficies.

Una de las cosas notables acerca del sistema inmunológico es su habilidad de reconocer muchos millones de moléculas distintivas extrañas y de responder produciendo moléculas tales como estos anticuerpos—y también células—que pueden identificar y contraatacar a cada una de las moléculas extrañas.

A cualquier substancia capaz de provocar una respuesta inmune se le conoce como antígeno. Un antígeno puede ser una bacteria o un virus, o aún una porción o producto de uno de estos organismos. Los tejidos o las células de otro individuo también actúan como antígenos; esa es la razón por la cual los tejidos trasplantados son rechazados como extraños.

Órganos del Sistema Inmunológico

Los órganos del sistema inmunológico se encuentran localizados por todo el cuerpo.

Se les conoce como órganos linfoides debido a que se encargan del crecimiento, desarrollo y despliegue de los linfocitos, los cuales son glóbulos blancos que constituyen los agentes clave del sistema inmunológico.

Sistema Linfático

Los órganos del sistema inmunológico están conectados uno con otro, así como con otros órganos del cuerpo, por medio de una red de vasos linfáticos similares a los vasos sanguíneos.

Las células inmunes y las partículas extrañas son transportadas en la linfa a través de los linfáticos. La linfa es un líquido transparente que baña a los tejidos del cuerpo.

Nódulo Linfático

Los nódulos linfáticos son estructuras pequeñas, reniformes (en forma de frijol o habichuela) que se encuentran encadenados por todo el cuerpo a lo largo de las rutas linfáticas.

Los nódulos linfáticos tienen compartimientos especializados en donde las células inmunes se congregan y en donde ellas pueden encontrarse con antígenos.

Células del Sistema Inmunológico

Las células destinadas a convertirse en células inmunes, como todas las células sanguíneas, se originan en la médula ósea a partir de células conocidas como células troncales.

Algunas se desarrollan en células mieloides, un grupo representado por el tipo de glóbulos blancos grandes que son devoradores de células y partículas, conocidos como fagocitos; los fagocitos incluyen a los monocitos, macrófagos y neutrófilos. Otros descendientes de los mieloides se convierten en células inflamatorias que contienen gránulos, tales como los eosinófilos y los basófilos. Los precursores de los linfoides se desarrollan en glóbulos blancos pequeños conocidos como linfocitos. Las dos clases principales de linfocitos son las células B y las células T.

Células B

Las células B funcionan principalmente secretando substancias solubles conocidas como anticuerpos.

Cada célula B está programada para producir un anticuerpo específico. Cuando una célula B se encuentra con su antígeno activador (junto con varias células accesorias), da lugar a muchas células plasmáticas grandes. Cada célula plasmática es esencialmente una fábrica que produce ese anticuerpo específico.

Anticuerpo

Cada anticuerpo está constituido por dos cadenas pesadas idénticas y dos cadenas ligeras idénticas, en forma de una Y.

Las secciones que forman los extremos de los brazos de la Y varían grandemente de un anticuerpo a otro; esto se conoce como la región variable. Son estos contornos únicos en el sitio de enlace con el antígeno los que le permiten al anticuerpo reconocer un antígeno correspondiente, de la misma manera en que una cerradura corresponde con una llave.

El tallo de la Y une al anticuerpo con otros participantes en las defensas inmunes. Esta área es idéntica en todos los anticuerpos de la misma clase—por ejemplo, todos los anticuerpos IgE—y se le conoce como la región constante.

IgG, IgD e IgE

Los anticuerpos pertenecen a una familia de moléculas proteicas grandes conocidas como inmunoglobulinas.

Los científicos han identificado nueve clases químicamente distintas de inmunoglobulinas humanas: cuatro tipos de IgG y dos tipos de IgA, además de IgM, IgE e IgD.

Las inmunoglobulinas G, D y E son similares en apariencia. La IgG, la principal inmunoglobulina en la sangre, puede también entrar en los espacios de los tejidos; funciona eficientemente para cubrir microorganismos, acelerando su absorción por otras células del sistema inmunológico. La IgD se encuentra casi exclusivamente insertada en la membrana de las células B, en donde de alguna manera regula la activación de las células. La IgE se encuentra normalmente presente sólo en cantidades muy pequeñas, solamente trazas, pero es responsable de los síntomas de la alergia.

IgA e IgM

La IgA—un dímero—se concentra en los fluidos del cuerpo tales como las lágrimas, saliva y las secreciones de los tractos respiratorio y gastrointestinal.

Se encuentra, por tanto, en posición para proteger las entradas del cuerpo.

La IgM por lo general se combina en grupos en forma de estrella. Tiene la tendencia a permanecer en el torrente sanguíneo en donde es muy efectiva para destruir las bacterias.

Genes de los Anticuerpos

Los científicos por mucho tiempo se preguntaron la manera en que toda la información genética necesaria para fabricar los millones de anticuerpos diferentes podía caber en un número limitado de genes.

La respuesta es que los genes de los anticuerpos se comienzan a montar a partir de fragmentos de ADN ampliamente dispersados, y las combinaciones posibles son casi infinitas. A medida que este gen se forma, ensambla segmentos que determinarán los segmentos de variable-V, de diversidad-D, de unión-J y de constante-C de esta molécula de anticuerpo, lo cual constituye una cadena pesada de IgM típica.

Células T

Las células T contribuyen a las defensas inmunes de dos maneras principales. Algunas ayudan a regular las funciones complejas del sistema inmunológico, mientras que otras son citotóxicas y directamente se ponen en contacto con células infectadas y las destruyen.

Entre las células T reguladoras se encuentran principalmente las células T "auxiliares/inductoras". Éstas se necesitan para activar muchas células inmunes, incluyendo las células B y otras células T. Otro subconjunto de las células T reguladoras actúa para desactivar o suprimir a las células inmunes.

Las células T citotóxicas le ayudan al cuerpo a deshacerse de las células que han sido infectadas por virus así como también de las células que han sido transformadas por el cáncer. Ellas son responsables también del rechazo de tejidos y órganos injertados.

Citoquinas

Las citoquinas son mensajeros químicos diversos y potentes secretadas por las células del sistema inmunológico—y representan la herramienta principal de las células T.

Los linfocitos, incluyendo tanto las células T como las células B, secretan las linfocinas, mientras que los monocitos y macrófagos secretan las monocinas.

Las citoquinas reclutan muchas otras células y substancias al campo de acción al unirse a receptores específicos en las células blanco. Las citoquinas fomentan el crecimiento de las células, promueven la activación celular, dirigen el tráfico celular y destruyen las células blanco—incluyendo las células del cáncer. Debido a que ellas sirven como mensajeros entre los glóbulos blancos o leucocitos, muchas citoquinas se conocen también como interleuquinas

Células Killer Naturales

Por lo menos dos tipos de linfocitos son células killer—las células T citotóxicas y las células killer naturales.

Para atacar, las células T citotóxicas necesitan reconocer un antígeno específico, mientras que las células killer naturales o células NK no necesitan de ello. Ambos tipos contienen gránulos llenos de substancias químicas potentes y ambos tipos destruyen por contacto. La célula killer se une a su blanco, apunta sus armas y entrega una ráfaga de substancias químicas letales.

Fagocitos y Granulocitos

Los fagocitos son glóbulos blancos grandes que pueden englobar y digerir a los invasores extraños.

Ellos incluyen a los monocitos, los cuales circulan en la sangre, y los macrófagos, los cuales se encuentran en los tejidos de todo el cuerpo, así como también los neutrófilos, que son células que circulan en la sangre pero que se movilizan dentro de los tejidos en donde se necesitan. Los macrófagos son células versátiles; ellos actúan como recolectores de desechos, secretan una amplia variedad de substancias químicas poderosas y desempeñan un papel esencial en la activación de las células T.

Los neutrófilos son no solamente fagocitos sino también granulocitos: contienen gránulos llenos de substancias químicas potentes. Estas substancias químicas, además de destruir microorganismos, desempeñan una función clave en las reacciones inflamatorias agudas. Otros tipos de granulocitos son los eosinófilos y los basófilos. Los mastocitos son células que contienen gránulos y están localizados en los tejidos.

Fagocitos en el Cuerpo

Los fagocitos especializados se encuentran en los órganos de todo el cuerpo

Complemento

El sistema del complemento consiste en una serie de proteínas que sirven para "complementar" la función de los anticuerpos para destruir las bacterias.

Las proteínas del complemento circulan en la sangre en una forma inactiva. El fenómeno conocido como "cascada del complemento" se inicia cuando la primera molécula del complemento, C1, se encuentra con un anticuerpo unido a un antígeno en un complejo antígeno-anticuerpo. Cada una de las proteínas del complemento, a su vez, lleva a cabo su trabajo especializado, actuando en la molécula siguiente de la línea. El producto final es un cilindro que perfora la membrana celular y, al permitir que los fluidos y las moléculas fluyan dentro y fuera, sentencia a muerte a la célula blanco.

Lanzando una Respuesta Inmune

Los microbios que intentan penetrar al cuerpo deben primero traspasar la piel y las membranas mucosas, las cuáles no solamente representan una barrera física sino que también son ricas en células recolectoras de desechos ("scavenger cells") y en anticuerpos IgA.

Más tarde, ellos deben eludir una serie de defensas no específicas—células y substancias que atacan a todos los invasores sin importancia de los epítopes que porten. Éstas incluyen a las células patrulladoras recolectoras de desechos, el complemento y otras diversas enzimas y substancias químicas.

Los agentes infecciosos que sobrepasan las barreras no específicas deben enfrentar las armas específicas diseñadas para combatirlos. Éstas incluyen tanto anticuerpos como células. Casi todos los antígenos activan tanto las respuestas no específicas así como las respuestas específicas.

Receptores de Antígenos

Tanto las células B como las células T llevan consigo moléculas receptoras diseñadas para reconocer y responder a sus blancos específicos.

El receptor de antígeno específico de la célula B representa una muestra del anticuerpo que está preparada para producir y reconoce al antígeno en su estado natural.

El sistema receptor de la célula T es más complejo. Una célula T puede reconocer un antígeno solamente después de que el antígeno es procesado y presentado a ésta por una célula conocida como célula presentadora de antígeno, en combinación con un tipo especial de marcador de célula.

El receptor T4 de la célula T busca un antígeno que ha sido separado por una célula del sistema inmunológico, tal como un macrófago o una célula B y combinado con un marcador, conocido como una proteína clase II, el cual es portado por las células inmunes. El receptor T8 de la célula T reconoce un fragmento del antígeno producido dentro de la célula, combinado con una proteína clase I; las proteínas clase I se encuentran virtualmente en todas las células del cuerpo.

Este arreglo complicado asegura que las células T actúen solamente sobre los blancos precisos y de cerca.

Activación de las Células B para Formar Anticuerpos

La célula B utiliza su receptor para ligar un antígeno correspondiente, el cual procede a englobar y procesar.

Entonces, combina un fragmento del antígeno con su marcador especial, la proteína clase II. Esta combinación de antígeno y marcador es reconocida y ligada por una célula T que lleva un receptor correspondiente. La unión activa a la célula T, la cual libera linfocinas—interleuquinas—que transforman a la célula B en una célula plasmática secretora de anticuerpos.

Activación de las Células T: Auxiliares y Citotóxicas

Después de que una célula presentadora de antígeno, tal como un macrófago, ha ingerido y procesado un antígeno, le presenta el fragmento antigénico junto con una proteína marcadora clase II a una célula T auxiliar correspondiente, con un receptor T4.

La unión estimula al macrófago para que libere las interleuquinas que permiten que la célula T madure.

Una célula T citotóxica reconoce antígenos, tales como las proteínas de los virus, que se producen dentro de una célula, en combinación con una proteína marcadora clase I de "lo propio". Con la cooperación de una célula T auxiliar, la célula T citotóxica madura. Entonces, cuando la célula T citotóxica madura se encuentra con su antígeno blanco específico combinado con una proteína marcadora clase I—por ejemplo, en una célula del cuerpo que ha sido infectada por un virus—está lista para atacar y destruir a la célula blanco.

Inmunidad: Memoria Celular de Corto y Largo Plazo

Siempre que las células T y células B se activen, algunas de ellas se convierten en células de "memoria".

En la próxima ocasión en que un individuo se encuentre con el mismo antígeno, el sistema inmunológico está preparado para destruirlo rápidamente. La inmunidad de largo plazo puede ser estimulada no solamente por infecciones sino también por vacunas fabricadas a partir de agentes infecciosos que han sido inactivados o, más comúnmente, a partir de porciones diminutas del microbio.

La inmunidad de corto plazo puede ser transferida pasivamente de un individuo a otro por vía del suero conteniendo el anticuerpo; similarmente, los recién nacidos son protegidos por los anticuerpos que recibieron de sus madres (principalmente antes del nacimiento).

Enfermedades del Sistema Inmunológico: Alergia

Cuando el sistema inmunológico funciona defectuosamente, puede desatar un torrente de trastornos y enfermedades.

Uno de los más comunes es la alergia. Las alergias tales como la fiebre del heno y la urticaria están relacionadas con el anticuerpo conocido como IgE. La primera vez que una persona susceptible a la alergia se expone a un alergeno—por ejemplo al polen del césped—las células B del individuo fabrican grandes cantidades del anticuerpo IgE contra el polen del césped. Estas moléculas IgE se adhieren a las células que contienen gránulos conocidas como mastocitos, los cuales son numerosos en los pulmones, la piel, la lengua y las mucosas de la nariz y del tracto gastrointestinal. La próxima vez que la persona se encuentre con el polen del césped, los mastocitos previamente preparados con IgE liberarán substancias químicas poderosas que causan dificultad para respirar, los estornudos y otros síntomas de la alergia.

Enfermedades del Sistema Inmunológico: Enfermedad Autoinmune

Algunas veces el aparato de reconocimiento del sistema inmunológico se daña y el cuerpo comienza a producir anticuerpos y células T dirigidas contra las células y órganos del propio cuerpo.

Dichas células y autoanticuerpos, como se les conoce, contribuyen a muchas enfermedades. Por ejemplo, las células T que atacan a las células pancreáticas contribuyen a la diabetes, mientras que un autoanticuerpo conocido como factor reumatoide es común en las personas con artritis reumatoide

Enfermedades del Sistema Inmunológico: Enfermedad por Complejos Inmunes

Los complejos inmunes son agrupaciones de antígenos y de anticuerpos entrelazados.

Normalmente ellos son removidos rápidamente del torrente sanguíneo. Sin embargo, en algunas circunstancias continúan circulando y eventualmente quedan atrapados dentro de los tejidos de los riñones, dañándolos, como se puede observar aquí, o en los pulmones, piel, articulaciones o vasos sanguíneos.

Enfermedades del Sistema Inmunológico: SIDA

Cuando el sistema inmunológico carece de uno o más de sus componentes, el resultado es una enfermedad por inmunodeficiencia.

Estas pueden ser heredadas, adquiridas a través de una infección o producidas como un efecto secundario inadvertido de fármacos tales como aquéllos utilizados para tratar a los pacientes con cáncer o a los pacientes que reciben trasplantes.

El SIDA es una enfermedad por inmunodeficiencia causada por un virus que destruye las células T auxiliares y que se refugia en los macrófagos así como también en las células T auxiliares (T4). El virus del SIDA empalma su ADN en el ADN de la célula que infecta; la célula de allí en adelante es dirigida a producir profusamente nuevos virus.

Tipificación del Tejido Humano para los Trasplantes de Órganos

Para que el trasplante de un órgano "prenda" es necesario minimizar la capacidad del cuerpo de liberarse del tejido extraño.

Una de las maneras de lograrlo es asegurar que los marcadores de "lo propio" en el tejido del donador sean tan similares como sea posible a aquéllos del receptor. Debido a que la tipificación del tejido se lleva a cabo por lo general en los glóbulos blancos o leucocitos, los marcadores se conocen como antígenos leucocitarios humanos o HLA. Cada célula tiene un juego doble de seis antígenos principales, HLA-A, B y C, y tres tipos de HLA-D. Debido a que cada uno de los antígenos existe, en individuos diferentes, hasta en 20 variedades, el número posible de tipos HLA es de alrededor de 10,000. Los genes que codifican los antígenos HLA, localizados en el cromosoma 6, son motivo de intensa investigación

Inmunidad “Privilegiada”

Un bebé en la matriz lleva consigo antígenos extraños del padre así como también antígenos de "lo propio" inmunológicamente compatibles de la madre.

Puede esperarse que esta condición provoque un rechazo de injerto, pero no sucede esto debido a que el útero es un sitio "inmunológicamente privilegiado" en donde las respuestas inmunes son dominadas

Inmunidad y Cáncer

Cuando las células normales se convierten en células cancerosas, algunos de los antígenos de su superficie cambian.

Estos antígenos nuevos o alterados envían señales a los defensores inmunes incluyendo a las células T citotóxicas, las células killer naturales y los macrófagos. De acuerdo con una teoría, las células patrulladoras del sistema inmunológico proporcionan vigilancia continua por todo el cuerpo, observando y eliminando las células que experimentan una transformación maligna. Los tumores se desarrollan cuando el sistema de vigilancia se daña o está demasiado abrumado.

Inmunoterapia

Un nuevo enfoque en la terapia del cáncer utiliza anticuerpos que han sido fabricados especialmente para reconocer cánceres específicos.

Cuando se acoplan con toxinas naturales, fármacos o substancias radioactivas, los anticuerpos buscan sus células cancerosas blanco y entregan su carga letal. Alternativamente, las toxinas pueden unirse a una linfocina y ser enviadas a células equipadas con receptores para la linfocina

El Sistema Inmunológico y el Sistema Nervioso

Las conexiones biológicas entre el sistema inmunológico y el sistema nervioso central existen en varios niveles.

Se ha encontrado también que las hormonas y otras substancias químicas como los neuropéptidos, los cuales comunican mensajes entre las células nerviosas, "hablan" con las células del sistema inmunológico—y algunas células inmunes hasta fabrican neuropéptidos típicos. Además, se ha encontrado que las redes de fibras nerviosas se conectan directamente con los órganos linfoides.

La idea que está emergiendo es de sistemas sumamente entrelazados que facilitan un flujo de información en dos direcciones. Se ha sugerido que las células inmunes pueden funcionar con una capacidad sensorial, detectando la llegada de invasores extraños y transmitiendo señales químicas para alertar al cerebro. El cerebro, por su parte, puede enviar señales que guían el tráfico de células a través de los órganos linfoides.

Tecnología del Hibridoma

Gracias a una técnica conocida como la tecnología del hibridoma, los científicos ahora pueden fabricar cantidades grandes de anticuerpos específicos.

Un hibridoma puede ser producido inyectando un antígeno específico en un ratón, obteniendo células productoras de anticuerpos del bazo del ratón y fusionándolas con células inmunes cancerosas de larga vida. Las células individuales del hibridoma se clonan y se prueban para encontrar aquéllas que producen el anticuerpo deseado. Sus muchas clonas hijas idénticas secretarán, sobre un período largo de tiempo, el anticuerpo "monoclonal" hecho a la medida.

Ingeniería Genética

La ingeniería genética le permite a los científicos arrancar genes—segmentos de ADN—de un tipo de organismo y combinarlos con los genes de un segundo organismo.

De esta manera, organismos relativamente simples tales como las bacterias o levaduras pueden ser inducidos a fabricar grandes cantidades de proteínas humanas, incluyendo los interferones y las interleuquinas. Ellos pueden fabricar también proteínas de agentes infecciosos tales como el virus de la hepatitis o el virus del SIDA, para su uso en vacunas.

El Ratón SCID-hu

El ratón SCID, el cual carece de un sistema inmunológico propio funcionante, es incompetente para combatir las infecciones o rechazar el tejido trasplantado.

Por medio del trasplante de tejidos inmunes humanos inmaduros y/o células inmunes a estos ratones, los científicos han creado un modelo
in vivo que promete ser de inmenso valor para aumentar nuestro entendimiento del sistema inmunológico.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/span ... afisiologa

----------------------

GLASSES LINFATICOS

EMBRIOLOGIA

VASOS LINFATICOS

EMBRIOLOGIA

A las seis semanas de embarazo, en el embrión, se observan sacos linfáticos pares en el cuello y en las regiones lumbares y para la octava semana existe un saco linfático retroperitoneal.
Estos sistemas presentan conductos comunicantes, que luego forman el conducto torácico al conectarse el conducto linfático derecho con el izquierdo.

Persisten pequeños ductos linfáticos que drenan en la subclavia derecha.

Un trastorno del desarrollo o anomalías del mismo, pueden resultar en hipoplasia primaria o ausencia de conductos y ganglios linfáticos.

Higroma Quístico

Un crecimiento anormal de los sacos linfáticos yugulares puede producir quistes linfáticos uniloculares o multiloculares que se conocen como higromas quísticos. Además del cuello, estos quistes pueden formarse en la axila, mediastino, retroperitoneo o en el mesenterio intestinal.

Función de los vasos linfáticos

La función del sistema linfático empieza con los capilares linfáticos que reabsorben el líquido y las proteínas del espacio intersticial.

A través de los linfáticos también pasan los eritrocitos, bacterias y otras partículas de mayor tamaño. La permeabilidad especial está facilitada por la ausencia de una membrana basal debajo de las células endoteliales linfáticas.

Los capilares linfáticos que se encuentran debajo de la epidermis y en la dermis superficial drenan en vasos provistos de válvulas en la parte profunda de la dermis y tejidos subdérmicos formando conductos de mayor tamaño que siguen los trayectos vasculares superficiales hasta la fascia profunda, llevando la linfa hacia los ganglios linfáticos.

Contacto de los antígenos con el sistema inmune

En el interior de los senos medulares de los ganglios linfáticos, los linfocitos circulantes se sustituyen y se presenta el contacto inicial de cuerpos extraños con el sistema inmune del organismo.

Circulación linfática a través de los conductos mayores
Además del drenaje directo a través del conducto torácico en la vena subclavia, existen otras comunicaciones linfovenosas en el interior de los ganglios y en los vasos periféricos.

El flujo linfático central está favorecido por la presencia de válvulas linfáticas, contracciones musculares en los conductos de mayor tamaño, respiración, pulsos arteriales y por efecto de masaje externo.

CLASIFICACION DE LINFEDEMAS

La clasificación original de Allen comprendía dos tipos, uno en el que no había causa conocida y uno secundario a causa conocida.
Los linfedemas primarios se conocen como congénitos si existen desde el nacimiento y precoces cuando se presentan en la niñez. Si el comienzo es posterior, Kinmonth agregó el término de tardíos. Con el invento de la linfografía resulta posible clasificar los linfedemas primarios según la estructura en hiperplasias e hipoplasias.

Clasificación de Kinmonth

Linfedema primario
a. Hipoplásico primario
Hipoplasia o aplasia distal
Hipoplasia proximal
Hipoplasia proximal y distal
b. Hiperplásico primario
Hiperplasia bilateral
Megalinfático
Linfedema secundario
a. Tumor maligno
b. Radiación
c. Traumatismo o resección quirúrgica
d. Inflamación o invasión parasitaria
e. Parálisis

Los linfedemas primarios son hipoplásicos en el 92% de los casos.
Los linfedemas con hipoplasia distal representan una forma ligera y no progresiva del trastorno siempre y cuando las vías proximales sean normales.

La mayoría de estos pacientes son mujeres que notan el comienzo del linfedema durante la pubertad.

En la hipoplasia proximal, es más extenso ya que afecta toda la extremidad y ocurre con igual frecuencia en varones y mujeres. La combinación de hipoplasia proximal y distal muestra las características de ambos grupos y tiende a ser progresiva.

Los linfedemas hiperplásicos primarios son poco frecuentes (8% ); la hiperplasia bilateral se reconoce casi siempre por la presencia, de angiomas capilares difusos en las caras laterales de los pies. La linfografía muestra linfáticos dilatados con válvulas normales, a diferencia de lo que se observa en el grupo megalinfático donde no existen válvulas. En este último grupo, hay reflujo de quilo que puede producir quilomenorrea, vesículas cutáneas o quiluria.
La causa más frecuente de linfedema secundario en Estados Unidos de Norte-américa es un tumor maligno metastásico en los ganglios linfáticos. Otra causa común es la resección quirúrgica de estos ganglios, en especial cuando se combina con tratamiento radiante, que produce fibrosis linfática.

En el trópico y países subtropicales, la filariasis es la causa más frecuente de linfedema secundario, que produce la típica elefantiasis.

Elementos químicos como el silicio pueden penetrar en el sistema linfático al caminar descalzos y causar fibrosis de vasos y ganglios linfáticos.

Diagnóstico

El linfedema ocurre a consecuencia de anomalías del sistema linfático y entonces el término debe restringirse a estas situaciones cuando otras causas de edema se han excluido, o se han demostrado anomalías linfáticas específicas. La presencia de edema bilateral en las extremidades inferiores que forma una fóvea, suele indicar una etiología renal o cardíaca. Una hipoproteinemia generalizada se observa en la desnutrición, cirrosis, etc.
En caso de edema unilateral, la causa más frecuente es una enfermedad venosa, no descartándose el linfedema secundario

MANIFESTACIONES CLINICAS.

El paciente con linfedema presenta edema y fatiga. El tamaño de las extremidades aumenta durante el día y disminuye durante la noche sin normalizarse por completo.
Es importante determinar si existe una historia familiar de linfedema primario y si el paciente ha visitado países donde la filariasis es endémica. La pérdida de peso y diarrea sugiere linfangiectasia del intestino delgado.

A la exploración, el linfedema es típicamente duro y no presenta fóvea. Pueden haber vesículas linfáticas que contienen líquido con alta concentración de proteínas.

Las complicaciones del linfedema, son: infección, celulitis, eritema e hiperquera-tosis.

Es importante registrar el tamaño de las extremidades para identificar un gigantismo aislado de una pierna y el síndrome de Klippel-Trenaunay que puede tener linfáticos hipoplásicos aparte de anomalías venosas (fístulas arteriovenosas), nevos capilares y alargamiento de una pierna.

VISUALIZACION DE LOS LINFATICOS.

Los linfáticos se pueden visualizar mediante inyección de material de contraste en las extremidades y en el mesenterio, también por la ingestión de leche o crema, para visualizar los linfáticos intestinales y los conductos principales.

Inyección de contraste. Se inyecta un contraste muy difusible como el "patent blue" que se inyecta en pequeñas cantidades subcutáneas en la piel interdigital. El masaje de la piel y el movimiento de las articulaciones sirve para definir la red de vasos linfátìcos delgados intradérmicos.

Si los vasos colectores están obstruidos o son de pequeño tamaño, el contraste se difunde a través de los linfáticos dérmicos para producir un aspecto típico llamado de "reflujo dérmico".

Linfografía radiológica. La técnica de linfografía fue de
sarrollada por Kinmonth, quien demostró que era posible canular los linfáticos, que se visualizan primero con inyección de colorante y luego el medìo de contraste (Lipiodol). Este es un procedimiento delicado y tedioso que puede requerir anestesia general.

Si no se pueden usar los linfáticos del pie, es posible canular linfáticos adyacentes a los ganglios linfáticos de la ingle o inyectar directamente estos ganglios.

TRATAMIENTO
TRATAMIENTO GENERAL.

Existen limitaciones: la eliminación de líquido no es tan efectiva como en el edema.

Además, anatómicamente, el desarrollo de fibrosis produce cambios irreversibles en el tejido subcutáneo.

Los objetivos fundamentales son: 1) controlar el edema, 2) conservar la piel sana y 3) evitar las complicaciones de celulitis y linfangitis.

Para controlar el edema el tratamiento consiste en elevar las piernas y usar unas botas de masaje neumático secuencial para masaje de las piernas.

El paciente debe llevar puestas mallas elásticas. Estas se quitan de noche y la cama debe elevarse para conservar el gradiente de presión entre las piernas y la aurícula derecha.

La aparición de rubor y dolor, suele significar una celulitis o una linfangitis que se reconoce como una inflamación lineal a lo largo de la pierna. Los microrganismos etiológicos comunes son: estafilococos o estreptococos beta hemolíticos que exigen un tratamiento vigoroso con antibióticos por vía venosa. En ausencia de tratamiento, la infección puede obliterar más vasos linfáticos y producir signos generales.

Otra complicación frecuente es el eczema que suele responder a un ungüento de hidrocortisona. A veces se necesitan agentes antimicóticos, tanto por vía general como tópica, en caso de infecciones crónicas, sobre todo entre los dedos del pie.
Las úlceras son poco frecuentes, pero pueden aparecer fisuras y fístulas linfáticas que necesitan resección quirúrgica.

Los linfedemas secundarios pueden desaparecer con el tratamiento del trastorno primario, como es empleando dietilcarbamazina en la filariasis o los antibióticos adecuados en caso de tuberculosis o linfogranuloma venéreo. En raros casos de linfedema secundario a una mastectomía radical, puede producirse un linfangiosarcoma.

TRATAMIENTO QUIRURGICO.

Sólo l5% de los pacientes con linfedema primario son candidatos al tratamiento quirúrgico que suele enfocarse a disminuir el tamaño del miembro superior o inferior afectado.


Las indicaciones de la cirugía se relacionan con una mejoría funcional y no cosmética, ya que el aspecto de la extremidad aún después de un procedimiento exitoso, seguirá siendo anormal.
Se han hecho varios intentos por desarrollar técnicas para mejorar el drenaje linfático,

Tres procedimientos de resección se basaban en la teoría incorrecta de que la fascia profunda actúa como una barrera al drenaje linfático, y los intentos de Kondoleon, Sistrunk y Thompson de resecar la fascia y de insertar un colgajo de piel y músculo, no resultó eficaz.

La técnica más lógica, aunque más difícil, consiste en establecer anastomosis linfaticovenosas. Los primeros intentos fueron hechos por Nielubowicz y cols., quienes separaron un ganglio linfático eliminando el contenido interior bajo amplificación y luego suturaron la cápsula del ganglio con sus linfáticos aferentes en una vena.

Otra técnica promisoria de conexión linfovenosa directa, fue la desarrollada por Cordeiro y modificada por Degni quienes usaron una aguja especial para la inserción de vasos linfáticos directamente en venas y fijarlos con un solo punto de sutura.

DERRAMES QUILOSOS

La ruptura de un conducto linfático mayor, que puede originarse en un traumatismo, cirugía, o poco frecuentemente en forma espontánea, produce un derrame linfático, que puede vertirse hacia el exterior o hacia las cavidades torácica o abdominal.

El quilotórax es la acumulación de un líquido lechoso característico, con un alto contenido proteico y lipídico, propio de un derrame linfático en el tórax, por ruptura del conducto torácico o de la gran vena linfática

Etiología

Traumatismos abiertos:
Arma de fuego
Arma blanca

Intervenciones quirúrgicas en el tórax, que lesionen los conductos mayores

Traumatismos cerrados: Para que se produzca quilotorax, debe existir previamente una patología condicionante como Linfoma, TBC y otras.

Síntomas

La linfa que se vierte al exterior por la herida, se reconoce por su color blanco lechoso. Si el líquido se acumula en el espacio pleural, da los mismos signos que cualquier derrame pleural pudiéndose manifestar en ocasiones por una franca disnea y aún producir desviación del mediastino por aumento de la presión en el hemitorax afectado.
La toracocentesis revela el alto contenido lipídico y proteico del derrame.

Tratamiento

Consiste en reducir o suprimir la ingesta, aportar alimentación parenteral siendo conveniente la colocación de un drenaje aspirativo, para mantener el pulmón expandido.

Si el drenaje persiste, atendiendo a los riesgos de infección y desnutrición, así como a los desequilibrios hidroelectrolíticos resultantes de la pérdida linfática, se deberá realizar la ligadura quirúrgica del conducto torácico.

ASCITIS QUILOSA

Es la presencia de líquido quiloso dentro de la cavidad abdominal
Si esta patología ocurre en el recien nacido es debido al trastorno en el desarrollo embriológico de los conductos linfáticos, mientras que en los adultos puede ser debida a bloqueo linfático por neoplasias primitivas o metastásicas. Esta obstrucción determina dilatación de los colectores linfáticos y una fragilidad aumentada.
Diagnóstico: Laparocentesis
Tratamiento: Reducción de la ingesta de lípidos, tratamiento de la neoplasia primitiva.

QUILURIA

Es la eliminación por la orina de linfa de origen intestinal, lo que demuestra una comunicación anormal entre el sistema linfático y urinario.

Etiología
Obstrucción neoplásica, menos frecuentemente parasitosis.
Diagnóstico
Observación de la orina de aspecto blanco lechoso
Bioquímica clínica
Linfografía
Tratamiento
Dieta
Cirugía, que puede consistir en la decapsulación renal o en la ligadura del conducto comunicante claramente identificado
Tratamiento de la enfermedad de base

http://www.eco.uncor.edu/docentes/bender/linfati.htm
patoco
Site Admin
 
Posts: 2175
Joined: Thu Jun 08, 2006 9:07 pm

Return to Linfedema

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 3 guests


cron